Definir mi estilo de vida:


 

Disfrutar el presente, y tener la valentía de ir a por mis sueños.

Actuar para ser mejor, aprovechar los cambios, y adaptarse a las nuevas circunstancias, sean elegidas o no, disfrutando de las nuevas y posibles oportunidades, valorando las ventajas, y trabajando para evitar los posible inconvenientes.

Acepta lo “inevitable” y cambia lo “posible”.

Mis creencias me favorecen o me limitan, se basan en generalizaciones y distorsionan la realidad que percibo, definiendo éstas mis pensamientos, mis sentimientos y mis emociones.

Mis emociones provocan mis acciones, y mis acciones crean y definen mi próxima realidad, impactando en mi entorno, aquel que yo mismo provoco y elijo, y éste impacta según qué situaciones, qué diálogos y qué circunstancias, en mi manera de vivir y reaccionar.

 

Sólo depende de mí,  y debo entonces preguntarme:


 

¿Cuál quiero que sea mi próxima realidad?

Qué comportamientos según qué entorno – qué hago, dónde, cuándo y con quién.

Desde las propias creencias y las propias capacidadescreo y puedo.

Identificando los propios valoresmi brújula interior.

Desde la propia identidad, pero sin olvidarnos del resto – mi identidad.